El Mercurio / Artes y Letras (Chile)

Published in 2019
Publication type: Press

Sunday 2 June 2019, (pg E4)
Domingo, Junio 2, 2019 (pg E4)

Artes y Letras / El Mercurio
Por Elena Irarrázabal Sánchez

EN EL BELLAS ARTES Una artista inclasificable

FRANCISCA PRIETO:
cinco piezas de un rompecabezas

¿Escultura, pintura o collage? ¿Todas o ninguna a la vez? Las creaciones de esta chilena que lleva 20 años en Londres son difíciles de clasificar, pero están en colecciones de la Tate Gallery, la British Library y el V&A Museum. Con reflexión y oficio, Prieto ha construido una obra sorprendente.

Bloomsbury y Clerkenwell
En 2001 Francisca Prieto se avecindó en Londres. Diseñadora de la UC, llegó a estudiar un máster en la prestigiosa Central Saint Martins. “Fue enriquecedor, porque es una escuela muy conceptual, diferente al enfoque con el que estudié y trabajé en Chile”. En entrevista con “Artes y Letras”, relata que en Londres se produjo su tránsito al arte, “cuando hice el cambio de responder a algo externo —como las necesidades de los clientes en diseño— a responder a algo netamente interno, a mis propias inquietudes e ideas”. Veinte años después, la creadora vive en el centro de la Londres, entre Clerkenwell y Bloomsbury. “Clerkenwel ha cambiado mucho, se ha convertido en un barrio muy artístico, pero ha mantenido su historia, su unicidad. Mi estudio está cerca, en el barrio Bloomsbury, en un edificio industrial antiguo que tiene más de cien talleres; desde escenógrafos a ceramistas y joyeros”. Disciplinada y con una profunda ética de trabajo, se propuso trabajar en su taller al menos 45 horas semanales, aunque le signifique varias horas en la noche cuando no alcanza de día.

Desobediencia innata
“Nunca me he sentido parte del sistema del arte”, señala Prieto (1974), quien puede tardar años en una obra y ha logrado dar con un nicho artístico inusual y significativo. “Pareciera haber una manera de ser artista, en que se te juzga por la cantidad de exposiciones y ferias al año, más que por la calidad de tu creación. Y está esa mirada que considera que mientras más chocante y gigantesca es la obra es mejor. En eso he sido arriesgada, me propuse no someterme a esas variables, sino establecer yo misma mi forma de ser artista. Evito la autopromoción, por ejemplo, no tengo Facebook ni Instagram”. Pese a su bajo perfil, Prieto ha desarrollado muestras individuales y colectivas en Gran Bretaña y también ha expuesto en la Bienal de Venecia. Su “antibook”, que desarrolla la poesía de Parra en tres dimensiones —en un icosaedro, que el poeta le pidió que le regalara—, es parte de la colección de la British Library y fue escogido para la publicación “History of the book in 100 Books”. Hace poco, la prestigiosa firma inglesa de inversiones Schroders le encargó a Prieto explorar sus viejos archivos y elaborar un mural de más de cinco metros, que hoy integra el salón de directorio y que fue observada con detención por la reina Isabel II cuando inauguró el recinto. “Mis obras vuelan a distintas partes a través del mundo, desde Escocia a Dubái, desde El Líbano a España”, cuenta.

Diarios y números
Catálogos de ferretería del siglo XIX, viejos periódicos rusos, mapas antiguos, libros de contabilidad de dos siglos, gastados boletos de trenes, un misal de difuntos o un atlas meteorológico (para hablar del calentamiento global) son elementos usados por Prieto para desarrollar sus obras, los que busca por meses. “Los elijo para reforzar la idea o concepto con el que estoy trabajando. Son un medio y me gusta estudiarlos, exponer sus detalles únicos, soy muy respetuosa con ellos. Al reinterpretarlos se le agrega una capa adicional a su historia y el pasado pasa a ser presente”, señala. “Somos afortunados en tener ese legado táctil, traducido en libros, afiches o impresiones del pasado. Por eso, tiempo y memoria son conceptos esenciales en mi obra”. En base a la idea en que está inmersa (el desarrollo industrial, la memoria arquitectónica, la muerte, el constructivismo, etc.) va reflexionando hasta dar con la estructura de una obra. Es un proceso pausado, que requiere mucho oficio y le significa reflexión e investigación. De la estructura que surge en su cabeza siempre emerge la tridimensionalidad. “No es algo calculado, sino innato. Siempre he trabajado espacialmente, quizás porque me fascinan las matemáticas y la geometría. Son en parte un enigma: ¿inventadas o descubiertas? Nadie puede vivir sin ellas”.

Doblez y pincelada
El proceso de elaboración de cada pieza de Prieto es laborioso. Incluye el cosido de las obras al soporte, muchos cálculos matemáticos, el riguroso doblez de los papeles —nada es al azar en lo que aparece y desaparece tras el plegado—, la pintura en oro u otros colores en los bordes y la confección de delicadas estructuras de metal (cobre, níquel u otras aleaciones). “Si tuviera que sintetizar, diría que mi pincelada es el doblez”, dice Prieto. Agrega que su trabajo es analítico, “quizás en reacción a la velocidad de estos tiempos, a la bulla constante y a la primacía de lo inmediato y desechable. Muy distinto a algunos talleres de artistas hoy, que parecen fábricas con producción en línea”. La trayectoria artística de Prieto se ordena en distintas series, que se alimentan entre sí. “«Between Folds» busca escudriñar la belleza de ciertos dibujos, miradas o diseños en antiguos catálogos de herramientas, enciclopedias científicas y periódicos. En cambio, “Reminiscence” evoca la arquitectura de lugares y sentimientos atesorados. Su serie más intimista y espiritual es “Traces of Absence”, una reflexión sobre la vida y la muerte, a la que sumó experimentaciones con níquel, zinc y cobre. Allí destaca “Misericordiam”, que se exhibe en Chile. “Fue la primera de la serie y habla de la muerte como un cambio. Está hecha en base a un misal de difuntos en latín. El papel con los bordes dorados desaparece, queda sólo el borde dorado que simboliza lo inmaterial. La hice cuando finalmente pude procesar la muerte de mi papá”.

Tras Rodchenko
“En la exposición hay una mirada hacia atrás y un recorrido a lo largo de muchos años —casi veinte— con una selección de obras de cada una de mis etapas y series”, explica Prieto sobre la exhibición “Las tres dimensiones”, que abrió este miércoles en el Museo de Bellas Artes, con la curatoría de Daniela Berger, y un proyecto desarrollado por Lustro Gestión Cultural. La Idea de la muestra surgió tras el cuidadoso libro sobre su obra, que auspició la empresa LarrainVial. “Es muy especial estar aquí y compartir mi trabajo con el público chileno y con personas que me apoyaron desde un principio”, señala Prieto recorriendo La sala Chile del Museo de Bellas Artes. Allí, un lugar especial lo ocupa la serie “Utopian Symbols” —que expuso en Venecia—, la que rememora el centenario de la Revolución rusa, abstrayendo tres letras del alfabeto cirílico, para explorar en sus pliegues conceptos esenciales del constructivismo.

“Me interesan los movimientos artísticos de principios del siglo pasado, del momento en que se produjo ese salto drástico del arte que implicó dejar atrás el arte figurativo. Entender
cómo artistas en diferentes partes del mundo desarrollaron lenguajes propios y auténticos. Por ejemplo, en Rusia el Suprematismo con Malevich y el Constructivismo con Rodchenko y Tatlin, que plantean la figura del artista más cerca a la de un ‘constructor del arte’. También el movimiento De Stijl en Holanda”. Las huellas de las teoría articulada por Aleksandr Rodchenko en torno a la línea (1921) se advierten en la muestra, en series como “Underlined”, que presenta a la línea como elemento fundamental de toda abstracción y a través de ella construye figuras con material relacionado con su significado.
También en “Intrinsic Dimension”: allí la experiencia del viaje se materializa en obras construidas con viejos boletos de tren. Como pigmentos, los tickets de tren van construyendo obras que traslucen instantes de color a través del día —amanecer-mediodíaatardecer—, los que cambian según el lugar donde se miren. Como señala la curadora Daniela Berger, solo el “silencio de contemplación permite entender, a través del trabajo de Francisca Prieto, que nada es solo una cosa a la vez y que nunca volveremos a mirar el mundo igual que antes”.

LAS TRES DIMENSIONES
Antología de Francisca Prieto
MNBA, entrada liberada.
Con apoyo de Ley de Donaciones Culturales, LarrainVial, UAI, C. del Patrimonio Cultural de Chile y British Council.

El estudio, la investigación, la búsqueda de materiales, el cálculo y el plegado son parte del proceso de elaboración de las obras de Prieto.

Vida y muerte son conceptos de la serie “Traces of Absence”. Las miradas que emergen y el tránsito entre materia e inmaterialidad son importantes en la serie. Francisca Prieto vive en Londres hace dos décadas y expone por primera vez en Chile. Trabaja en series que se alimentan entre sí.

Delicadas tramas construidas con aleaciones de cobre, níquel y zinc se han incorporado a sus series. Ahora aborda el calentamiento global con tramas de cobre al rojo sobre un atlas meteorológico. “El concepto de ‘construir el arte’ me gusta”. “Utopian Symbols” es su serie sobre el constructivismo ruso.

Con viejos boletos de tren refleja los colores del día a través del viaje. Aquí el atardecer.

Francisca Prieto vive en Londres hace dos décadas y expone por primera vez en Chile. Trabaja en series que se alimentan entre sí.

http://cache-elastic.emol.com/2019/06/02/P/D73JTS6D/all
or
http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=370826

https://digital.elmercurio.com/2019/06/08/A/CO3K5T35#zoom=page-width